JDomo, montando en nodo principal

Vamos avanzando en el proyecto de control domótico y ya tengo montado y funcionando (en pruebas) el nodo principal de los que será lo que he bautizado como JDomo (de José y Domótica).

El sistema está formado por una Raspberry Pi conectada a:

  • un Arduino para control eléctrico de los componentes, control de consumo eléctrico, y sensores de temperatura (por Ethernet),
  • un router Tp-Link MR3420 que nos dará la cobertura Wifi, y la conexión con internet mediante un modem 3G Huawei E220 (por Ethernet),
  • un hub USB con alimentación de 3A al que conectaremos todos los periféricos de la Raspberry,
  • otro modem 3G Huawei E220, para envío de SMS (por USB).
  • un módulo PLC Tp-Link PA411-Kit (por Ethernet)
 Todo el sistema se alimenta desde una regleta estabilizadora APC Essential SurgeArrest 5, y está montado en una caja de PVC estanca.
JDomo (hacer clic para agrandar)
El proceso de montaje fue bastante entretenido: cortando el metacrilato con la sierra de calar y viendo que a medida que lo cortaba se quedaba soldado por donde ya lo había cortado (hasta que probé con la radial y todo fue como la seda), intentando colocar bien los cables eléctricos por debajo de la plancha de metacrilato que sirve de soporte a todo, o aprovechar los agujeros de la carcasa del router para anclarlo al meta… jajajaja, se aprende bastante haciendo bricolaje casero… Ahí van algunas fotos del proceso aunque hay alguna que ha salido algo borrosa:
Caja con el soporte base de metacrilato.
Añadimos la regleta de corriente.
Desmontando el router.
Tornillos para anclar la base del router.
Router y soporte base en una pieza 🙂
Soporte secundario para la Raspberry, el Arduino, los relés, …
Electrónica para el control del sistema domótico.
Finalmente, y tras un buen rato de sufrir para colocar la caja en su lugar:
JDomo, nodo central en su lugar.
Tras la instalación llega el momento de más nervios, de comprobar si la cobertura 3G es lo suficientemente fuerte en una casa de campo y dentro de la caja estanca, y de comprobar los datos del sensor de temperatura.
Aprovechando que los datos de la señal 3G nos los da el router desde su página de status, con un pequeño script y el sistema de monitorización Cacti 0.8.8a obtenemos la siguiente gŕafica:
La primera mitad de la gráfica corresponde a la calidad de la señal en las pruebas hechas en casa, mientras montaba todos los componentes (antes de Thu). A partir de ese día se instaló la caja en su ubicación definitiva y se puede ver que la calidad de la señal es bastante estable en torno al 50%. No está mal. ¡Prueba superadaaaa!
Prueba de temperatura. Ya os imagináis el resultado, ¿no?. Yo también me lo imaginaba. Una caja estanca, con componentes electrónicos, a pleno sol, en la zona de Alicante, agosto, ola de calor… mala combinación. El sensor de temperatura que monté dentro de la caja es un DS18B20, que por cierto, no se ve en las imágenes porque lo puse en el último momento:
Como en la gráfica anterior, la primera mita corresponde con las pruebas durante el montaje. El primer pico no muy alto se debe a que por un olvido mio me deje la caja sin cerrar del todo y se abrió a media mañana del día siguiente al que la instalé. ¡51 grados de temperatura ambiente dentro de la caja! Veamoslo con más detalle…
Ni que decir tiene que al ver esto, tuve que reaccionar y el día 30 hice una prueba. ¿Que pasaría si pusiese algo para evitar que le diese directamente el sol a la caja? La temperatura debería bajar, pero ¿cuanto? Veamos los últimos días con más detalle:
El martes a media tarde, cuando más fuerte era el sol, y aprovechando que tenía que ir a por unas cosas al campo, se me ocurrió una prueba rápida, y ya veis que en una hora bajó 10 grados la temperatura, y al día siguiente (hoy), parece que la máxima se ha mantenido 5 o 6 grados por debajo de las máximas anteriores. Todo un logro para esta solución/prueba:
Maravilla de la ciencia moderna…
Sí, un simple cartón enganchado por la parte de arriba a la caja y por la parte de abajo con unas rasillas para que no se vuele, y da ese excelente resultado. Ahora falta buscar una implementación mejor esta solución (algo que no se lleve de bichos, avisperos, y demás…). Se aceptan sugerencias…
Al ver que aumentaba tanto la temperatura ambiente dentro de la caja, activé la monitorización de la temperatura interna de la Raspberry Pi para ver si trabajaba dentro de los parámetros razonables, y esto es lo que obtuve:
Picos de más de 66 grados, con la Raspberry Pi en reposo, porque de uso de CPU no llega ni al 10%:
Con la solución del cartón pasamos a picos de 62 grados de máxima, 4 grados menos. No es mucho, pero algo es algo. El próximo paso será añadirle unos disipadores como a mi otra Raspberry Pi, y comprobar los resultados. O incluso ponerle un pequeño ventilador que haga que no se concentre el calor sobre el procesador y que se reparta mejor por toda la caja… Lo probaré…
Bueno, y como ya es hora de irse a dormir, como decimos por aquí: ¡bona nit!

Comentarios

  1. Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *